Coches eléctricos: la innovación llega a los cargadores.

Los vehículos eléctricos son cada vez más comunes y su infraestructura trabaja por estar al día.
Hombre cargando un coche eléctrico

Lee Williams investiga cómo construir un cargador ultra-rápido para vehículos eléctricos que puede cambiar las reglas del juego. Este cargador hará la carga desde la red a un ritmo lento y sin esfuerzo para liberar energía rápidamente al vehículo.

 

Los vehículos eléctricos están ganando terreno rápidamente. Los fabricante de automóviles ya están trabajando en la creación de uno o ya ofrecen alguno en su catálogo. Varios países, como Noruega y los Países Bajos, se han comprometido en no fabricar automóviles de gasolina y diesel  en 2015, otros como Alemania e India en 2030. Incluso el mayor mercado automovilístico del mundo, China, ha prometido poner fin a la producción de vehículos de energía tradicional en un futuro muy próximo.

Pero esto parecen ser solo promesas, ya que según un informe de la OCDE de 2017, los vehículos eléctricos representan en la actualidad tan sólo el 0,1% del mercado mundial de la automoción, y lo que es peor, muchos países en desarrollo -los mismos que comprarán y producirán más automóviles en el futuro- no tienen la infraestructura necesaria para hacer frente a la electrificación.

Por ello, el desarrollo de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos es crucial. Sin ir más lejos, la empresa italiana Nidec ASI ha ideado un cargador que podría hacer avanzar las cosas. No sólo afirman que es más rápido cargando un VE hasta el 80% de su capacidad en menos de 15 minutos - el de Tesla tarda unos 30 minutos por la misma cantidad - el cargador ultrarrápido de Nidec ASI actúa como un amortiguador entre la red y el vehículo, mitigando la tensión en la infraestructura a medida que más VE salen a la carretera.

"El cargador ultrarrápido suministra energía desde la red", explica Matteo Rizzi, director de ventas globales y marketing de Nidec ASI " y, basándose en el almacenamiento de energía de la batería, proporciona a un vehículo eléctrico una potencia de 320 kWs a 350 kWs. Con esta batería, “se puede suministrar de seis a siete veces la energía que proviene de la red". El componente clave es otra batería interpuesta entre la red y el vehículo eléctrico. Esta puede cargarse desde la red a una velocidad lenta de 50kw mientras libera su potencia rápidamente al vehículo a 320-350kWs.

"Los lugares donde cargamos los coches tienen un suministro eléctrico modesto."

Mujer cargando un coche eléctrico

"Esto cobra sentido cuando se puedan colocar cargadores en zonas que no tienen una alimentación de 350 kW", explica el Dr. James Marco, experto en recarga de vehículos eléctricos e infraestructura de la Universidad de Warwick. "Lugares en los que tradicionalmente cargamos los coches como los aparcamientos de varios pisos, las gasolineras o las estaciones de servicio, suelen tener un suministro eléctrico relativamente modesto".

Lo mismo se aplica a los países menos desarrollados, donde la infraestructura eléctrica no es adecuada, donde se podría implementar la energía renovable sustituyendo a la red como fuente de energía. "Estamos muy interesados en impulsar el modelo en el que el VE vive de las energías renovables en lugar de ejercer presión sobre la red", dice Rizzi. "El cargador nos permite almacenar esta energía y multiplicar seis o siete veces la potencia."

Enfocado en los mercados de energías renovables de los países en desarrollo, Nidec ASI está trabajando en la creación de estaciones de carga de bajo voltaje (BT) con baterías centralizadas que pueden cargar 12 vehículos al 80% de su capacidad en sólo una hora u 80 vehículos en un día. Rizzi considera que estas estaciones, que requieren hasta 200 kW de potencia de entrada, funcionan dentro de una microred en la que las energías renovables localizadas, como los paneles solares, proporcionan la fuente de energía. Se espera que se pongan en marcha en los próximos dos años, seguidos de estaciones de carga de media tensión (MT) que funcionan directamente desde la red o una fuente renovable y recargan hasta 135 vehículos en una hora.

Estas grandes estaciones de carga requerirán cantidades significativamente mayores de energía e inversiones en infraestructura de red o fuentes de energía renovables, lo que puede ralentizar su avance. Los cargadores ultrarrápidos pueden ser una solución viable, pero ¿qué sucederá cuando la mayoría de las familias tengan un vehículo eléctrico? Parece que la presión sobre las infraestructuras eléctricas es inevitable y llegará en algún momento, hagamos lo que hagamos.

Sin embargo, el Dr. Marco no lo cree así. "Dado el crecimiento previsto, todavía no tendríamos que enfrentarnos a situaciones problemáticas", afirma, "y no lo haremos por mucho tiempo”. Así que a nivel generacional “no veo que vaya a haber un problema mientras se hagan cosas de manera sensatas". Estas cosas sensatas incluyen la gestión de la demanda de energía, como los cargadores inteligentes conectados a redes con medición inteligente, de modo que aunque se tenga cien dispositivos conectados a la vez, no todos se cargan al mismo tiempo, estos se cargarían en diferentes momentos para maximizar la utilidad y amortiguar el impacto en la red, incluso cuando se suministra energía a la red en momentos de inactividad.

Según Rizzi, este último punto podría ser la clave para integrar relativamente bien las infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos en los países en vías de desarrollo de forma económica, ya que aportan rentabilidad a la ecuación. Como actor principal tendríamos la carga de vehículo a red (V2G), algo que también puede hacer el Cargador Ultra Rápido. Esto permite que los vehículos envíen de manera eficiente la energía de vuelta, no cuando se están cargando pero si enchufados a la red. Esto abre un nuevo mundo en el que los vehículos eléctricos se convierten no sólo en consumidores de electricidad, sino también en generadores de la misma. "Cargar el coche en el trabajo puede convertirse en una ventaja laboral", dice Marco. "Una universidad o un parque de ciencia que tenga un aparcamiento lleno de vehículos eléctricos – que podría garantizar tener el coche cargado a las cinco de la tarde al salir de trabajar. A cambio de esto, dejas que tu coche sea usado como parte de una planta de energía virtual entre las diez y las tres."

Rizzi ve que este sistema podría tener potencial en cualquier lugar donde haya muchos coches aparcados durante mucho tiempo, desde oficinas, centros de salud hasta estaciones de tren y aeropuertos - centrales eléctricas virtuales que ya no consumen energía, sino que se convierten en órganos vitales que reponen la energía de la red. También podría funcionar a nivel individual. "En casa puedes tener tu VE", dice Marco, "y además puedes tener un pequeño sistema de baterías, tal vez del tamaño de una nevera convencional, que te permitiría abastecer de energía los paneles solares de tu tejado."

Nidec ASI no es la única empresa que se centra en el sistema de carga V2G. Nissan se ha asociado con el gigante energético E.ON para que la tecnología V2G esté disponible en un futuro próximo para su vehículo eléctrico, el Leaf. Además, OVO Energy, con sede en el Reino Unido, ya ofrece cargadores V2G que pueden gestionar la energía de forma inteligente a través de una aplicación para smartphones. A medida que la tecnología crece, Rizzi considera que se es fundamental que los países en vías de desarrollo cuenten con infrastructuras que les garantice poder adoptar vehículos eléctricos sin la necesidad de realizar grandes inversiones.

"Puedes estar seguro de que podrás sacar rentabilidad a este enfoque de red inteligente", afirma. "No se trata sólo de hacer grandes inversiones, eso no es factible. Hay varias fuentes de ingresos que puedes incluir en esto, y ese es el mensaje".

Innovación

Descubre las tendencias que están arrasando en algunas de las industrias más grandes del mundo gracias a la nueva tecnología.

  • El revolucionario futuro de las fintech europeas.

    Las finanzas también se beneficiarán de la nueva tecnología, como ha demostrado la industria de Fintech.

  • Las plataformas digitales cambian los negocios.

    La revolución digital hará transformar la planificación empresarial.

Las cookies y su privacidad.

Utilizamos cookies esenciales para hacer que las interacciones con nuestro sitio web sean fáciles y efectivas, cookies estadísticas para comprender mejor cómo se utiliza nuestro sitio web y las cookies de marketing para adaptar la publicidad para usted. Puede seleccionar sus preferencias de cookies usando el botón 'Preferencias' a continuación, o seleccionar 'Acepto' para continuar con todas las cookies.

Preferencias de cookies

Utilizamos cookies para asegurarnos de que nuestro sitio web funciona correctamente o, ocasionalmente, para proporcionar un servicio a su solicitud (como la gestión de sus preferencias de cookies). Estas cookies están siempre activas a menos que configure su navegador para bloquearlas, lo que puede provocar que algunas partes del sitio web no funcionen correctamente.

Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestra web.

Estas cookies solo se colocan en caso de que usted dé su consentimiento. Utilizamos cookies de marketing para hacer un seguimiento de las páginas que visita de nuestra web para mostrarle contenido según sus intereses y para mostrarle anuncios personalizados. Si no desea aceptar estas cookies por favor marque esta casilla.